Inicio » Blog » Grandes mitos para combatir el calor… ¡que dan más calor!

Grandes mitos para combatir el calor… ¡que dan más calor!

Que el tiempo está cambiando no es ninguna sorpresa. La llegada de la llamada ola de calor, (también conocida como cambio climático, un término que quizá se adapta mejor a la realidad) está haciendo poner en jaque a gran parte de la población que lucha día y noche por refrescarse con trucos que creen infalibles.

Sin embargo, y aunque no te lo creas, beber agua recién sacada de la nevera y dejarse bañar por un chorro de agua fría puede no ser lo idóneo para combatir el frío. De hecho estos son dos de los grandes mitos que existen para combatir el calor y que pueden llegar a ser en algunos casos hasta contraproducentes.

Te explicamos por qué.

  • Beber líquidos muy fríos puede crear sensación refrigeración, pero no es del todo cierto. De hecho, lo aconsejable es tomar bebidas del tiempo. Parece no tener mucho sentido, ¿verdad? La razón es que el cuerpo necesita estar a una temperatura de 37 grados para su correcto funcionamiento. Si bebemos líquidos fríos, bajaremos de golpe esta temperatura de nuestro organismo, por lo que este trabajará más para recuperar los 37 grados. Esta función implicará un gran gasto de las reservas energéticas. De hecho, este trabajo hará que la sensación de calor sea mayor unos minutos más tarde.
  • Una cerveza o un tinto de verano entran solos en esta época del año, pero lo cierto es que las bebidas alcohólicas también son muy desaconsejables para luchar contra el calor. El alcohol no deja de ser una sustancia excitante, pero sobre todo dilata los vasos sanguíneos de la piel.
  • Otro de los hábitos a los que nos acostumbramos en verano es a meternos debajo de un chorro de agua fría. Pero de hecho, el choque térmico sobre nuestro cuerpo, aunque nos produzca una sensación instantánea de frío, hará que nuestro cuerpo se ponga a trabajar y sintamos calor a los pocos minutos, cosa que no ocurre si la ducha que nos demos es con agua templada. Además, si lo hacemos de brusca, corremos el riesgo de sufrir una súbita congestión de los órganos especialmente dañina para los pulmones y el corazón.

¿Sabías esto? Recuerda. Es más recomendable beber líquidos del tiempo y ducharse con agua templada, ya que de lo contrario, pese a esa sensación repentina de frío, lo que lograremos será el efecto contrario a los pocos minutos. Este verano, refréscate con cabeza.

2019-03-07T18:03:12+00:00