Cuando se llega a lo que se considera como etapa de adulto mayor, empieza esa época para disfrutar de la vida, retirarse, descansar o tener actividades de ocio para disfrutar del tiempo como más te guste.

Sin embargo, en esa misma etapa las personas mayores entran en ese grupo de riesgo de contraer enfermedades y afecciones típicas del envejecimiento. Por lo tanto, hay que tenerlas en cuenta, reconocerlas y asesorar o advertir los adultos mayores, para que vayan al especialista que le corresponde en casa caso o para que tengan los cuidados necesarios, por ejemplo qué alimentación deben tener.

Este tipo de enfermedades producidas por la edad reciben el nombre de enfermedades crónicas, denominándose así aquellas de una duración larga pro que progresan de una manera lenta, pudiéndose desarrollar a cualquier edad pero son más propensas de aparecer en las personas mayores. De hecho, el Instituto Nacional de Estadística (INE) establece que 1 de cada 6 españoles adultos padece algún tipo de enfermedad crónica.

¿Cuáles son las enfermedades más recurrentes?

1. Alzheimer o demencia senil. 

Son de las enfermedades más temidas por las personas mayores puesto que suponen una pérdida gradual de su memoria y de sus habilidades mentales, y de momento la consecuencia más negativa es que no tiene ningún tipo de cura.

Demencia Senil: Pérdida progresiva de las funciones cognitivas, debido a daños o4 desórdenes cerebrales. Característicamente, esta alteración cognitiva provoca incapacidad para la realización de las actividades de la vida diaria.

Alzhéimer: Enfermedad mental progresiva que se caracteriza por una degeneración de las células nerviosas del cerebro y una disminución de la masa cerebral; se manifiesta con la pérdida de memoria, la desorientación temporal y espacial y el deterioro intelectual y personal.

2. Diabetes

La diabetes es una enfermedad que afecta a la mayor parte de las personas mayores, como consecuencia sobre todo del estrés, malos hábitos en la alimentación diaria y la inactividad.

Se produce por la alteración del metabolismo y a la incapacidad del organismo de procesar la glucosa en la sangre. Es fundamental llevar una dieta equilibrada y realizar ejercicio para evitar el sobrepeso, que es un factor d riesgo muy importante.

Lo fundamental es llevar un control exhaustivo por parte del especialista con el tratamiento adecuado y el anciano afectado podrá llevar una vida normal sin complicaciones.

3. Artritis y artrosis

La artritis es una inflamación en las articulaciones que suele provocar hinchazón articular.

En cambio, la artrosis suele ser una consecuencia de un cuadro de artritis grave. Casi todos los ancianos la sufren en alguna de sus articulaciones, aunque suele ser más común en mujeres que en hombres.

Básicamente, la artrosis aparece por la degeneración del cartílago articular a causa de la edad, provocando dolor en el movimiento y dificultades motoras.

En la mayoría de los casos los ancianos que la padecen pueden llevar una vida normal  y disminuir el dolor siguiendo un tratamiento basado en antiinflamatorios, infiltraciones y rehabilitación. Sin embrago, en los casos más extremos serán tratados mediante cirugía, para sustituir las articulaciones dañadas por prótesis artificiales.

4. Párkinson 

El Párkinson, al igual que el Alzheimer, es una enfermedad neurodegenerativa producida por la pérdida progresiva de neuronas en la sustancia negra cerebral.

Normalmente, el Párkinson se reconoce por un trastorno del movimiento, provocando más síntomas como alternaciones cognitivas, emocionales y funcionales.

5. Desnutrición

Con la edad las personas mayores pierden gran parte del apetito, siendo menos las proteínas y vitaminas que consumen diariamente, lo que les provoca desnutrición. Debido a esto son muchos los problemas que pueden derivarse como deshidratación, anemia o gastritis atrófica, entre muchos.

La solución para evitar este problema sería generar unos hábitos de alimentación en personas mayores, para que llevaran a cabo una dieta equilibrada predominando en ella todos los minerales y vitaminas que necesitan para estar sanos, así como recurrir a complementos alimenticios para sobreponerse a esta carencia si es aconsejado por el especialista.

6. Gripe

La gripe en personas mayores puede generar complicaciones y requerir hospitalización, debido a la aparición de problemas respiratorios.
Por ese motivo resulta fundamental la prevención, en el caso de que la persona mayor presente síntomas de resfriado o gripe.
Así como fundamental en mayores de 65 años vacunarse cada año contra la gripe.

7. Hipertensión arterial. 

La presión arterial alta es algo muy común en personas mayores pro si no está controlada puede provocar, en algunos casos, problemas cardiacos mucho más serios.

Por este motivo, si aparecen los síntomas anteriores, se debe solicitar de inmediato asistencia médica, acudiendo a los servicios de urgencia, donde se confirmará el diagnóstico e iniciará el tratamiento correspondiente.

Para combatirla, hay que tener una regularidad en el control de la misma y unos hábitos en la vida diaria saludables.

La medicina y las tecnologías modernas han asegurado vidas más largas para los seres humanos. Sin embargo, cómo cuidamos nuestros cuerpos y nuestra salud depende de nosotros, lo que resulta más complicado de lo que pensamos llegados a cierta edad.

Puesto que, como podemos comprobar son muchas las enfermedades que nos pueden surgir, por eso es importante no descuidar a las personas mayores que padezcan alguna de ellas, para asegurarse que tengan la mejor calidad de vida posible y que se sientan queridos y valorados, puesto que muchas de estas enfermedades pueden aparecer o ir a más ya que están relacionadas con el cerebro y los estados de ánimo que rodean a la persona mayor. 

En mSoluciona las Rozas contamos con un servicio de cuidado de enfermos para que el paciente siempre esté acompañado y se encuentre en las mejores condiciones y manos.  Y además de éste, otro servicio de asistencia hospitalaria.