Cuidado de mayores con gripe

cuidado de mayores con gripe

Un invierno sin gripe no es invierno. Es ahora, cuando las temperaturas comienzan a ser más bajas cuando comienzan a aparecer las gripes y catarros entre la población. Este virus estacional afecta a todos los grupos de edad, pero las personas mayores y/o con enfermedades crónicas están en mayor riesgo de sufrir complicaciones a causa de la gripe. El virus afecta, sobre todo, a personas mayores de 70 años. Por este motivo, son estas quienes tiene que tener especial cuidado y estar más atentos a los síntomas que presentan.

También los familiares o aquellas personas que se encargan del cuidado de los mayores deben estar informados de los riesgos que pueden sufrir y de saber detectar la presencia de los distintos síntomas. Normalmente comienza como un leve catarro, pero pronto van apareciendo otras dolencias más o menos comunes. El cuidado de mayores con gripe ha de tener presente que las complicaciones de la enfermedad a edades avanzadas son algo muy habitual.

Por si fuera poco, la presencia del Coronavirus que en muchas ocasiones se llega a confundir con gripe, ya que manifiesta síntomas muy similares, hace que sea esencial la vacunación tanto para uno como para el otro. La finalidad esencial de la vacuna antigripal y la Covid-19, es tanto reducir la incidencia en la población, como también disminuir la mortalidad del virus. Para la vacunación antigripal, y según las Recomendaciones de vacunación contra la gripe para la Temporada 2020-2021 del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, los principales grupos prioritarios son los siguientes:

  • Personas mayores, preferentemente a partir de los 65 años de edad. Se enfatizará mucho más la prevención en aquellas personas cuyo día a día se caracteriza por la convivencia en instituciones cerradas. En este apartado, la referencia se dirige claramente a ancianos hospitalizados e inquilinos de residencias de ancianos, pero también puede apreciarse que se hace extensiva a toda la tercera edad, pues el cuidado de personas ancianas con gripe o la prevención de esta en tales grupos de edad se hace especialmente primordial y vital.
  • Personas menores de 65 años de edad que presentan un elevado riesgo de complicaciones derivadas de esta enfermedad vírica.

Síntomas de la gripe en mayores

-Fiebre de hasta 39° (habitual).

-Dolores musculares y articulares (muy común y suele durar de entre 3 y cinco días).

– Malestar en el pecho y tos seca (la tos no siempre se da, pero puede ser grave en este grupo de riesgo)

-Dolor de garganta (solo en algunos casos).

-Dolor de cabeza (frecuente).

-Agotamiento y cansancio (suele presentarse al inicio de la gripe y durar hasta dos semanas o tres semanas).

-Congestión nasal (puede durar hasta dos semanas).

Concretamente, en ancianos es frecuente la aparición de dificultades respiratorias o la producción de flemas. Estas complicaciones son peligrosas porque pueden dar lugar a neumonías y bronquitis. Puede haber también deshidratación y empeoramiento de enfermedades crónicas preexistentes como diabetes, asma o problemas cardiacos. La rehidratación y el cuidado de la dieta son importantes en el cuidado de ancianos con gripe.

Recomendaciones para prevenir la gripe

Una de las mejores opciones para evitar la gripe en los mayores es vacunarse cada año (porque el virus de la gripe cambia). Reduce la hospitalización en un 70% y el riesgo de muerte un 80%.  Además de la vacuna, hay otras recomendaciones a seguir convenientes para prevenir la gripe. Algunas de ellas son:

-Llevar una dieta equilibrada y rica en vitamina C (naranjas y kiwis, por ejemplo).

-Hacer algo de ejercicio como salir a caminar.

-Mantener una higiene adecuada, lavándose las manos frecuentemente y taparse la boca y nariz al toser o estornudar.

-Usar pañuelos desechables.

-Evitar entornos dónde el virus esté latente.

Ante los primeros síntomas que pueda notar, llame o acuda al centro de salud para que le prescriba el tratamiento adecuado. Dado que el sistema inmunológico se debilita con la edad, los ancianos tienen más probabilidades de sufrir complicaciones que pongan en peligro sus vidas, por eso es tan importantes el cuidado de los ancianos en esta época del año.

Si los familiares no pueden, en el caso de caer enfermos, es recomendable buscar algún tipo de ayuda a domicilio, en el caso de que los mayores lo necesiten. El cuidado de mayores con gripe suele precisar de la inapreciable ayuda de profesionales.

¿Cómo diferenciar la gripe del resfriado y del coronavirus?

En la actualidad, a la gripe y el resfriado se les ha unido el coronavirus, patologías que pueden presentan síntomas similares pero que son diferentes. El resfriado común es una afección más leve que no presenta complicaciones graves de salud y cuya sintomatología se caracteriza por cogestión nasal, dolor de garganta y en ocasiones fiebre. La diferencia más importante estriba en que no se trata de una enfermedad vírica.

Sin embargo, tanto la gripe como la Covid-19 son infecciones respiratorias provocadas por virus, y contagiosas, que tienen consecuencias que pueden llegar a ser mucho más graves. Los virus causantes de la gripe y la Covid-19 se transmiten de la misma forma, a través de gotículas o aerosoles respiratorios que se liberan al hablar, estornudar o toser.

Estas gotículas pueden inhalarse o caer en la boca o en la nariz de una persona que esté cerca. También pueden propagarse al tocar superficies y seguidamente nos llevamos las manos a la boca, nariz y ojos. Tanto una como la otra presentan signos similares: fatiga, fiebre, dolor muscular, irritación de garganta, afectan a los pulmones y pueden variar presentando una asintomatología o síntomas leves hasta más graves.

Ambos pueden llegar a presentar complicaciones graves desembocando en una neumonía, insuficiencia orgánica, dificultad respiratoria aguda entre otras. A menudo, una persona contagiada por la gripe, los síntomas aparecen durante los primeros días, sin embargo, la Covid-19 suele tener un tiempo mayore de entre dos a 14 días y la persona contagiada puede experimentar la pérdida del gusto o el olfato.

La diferencia más notable entre una y otra se debe al desconocimiento aún de la COVID-19, pues la gripe se conoce desde hace mucho más tiempo, se sabe cómo actúa, cómo prevenirla y cómo tratarla, mientras que el coronavirus aún está en proceso de investigación. Si podemos saber que es más contagiosa y se propaga con mayor rapidez, además, las lesiones pulmonares graves son más frecuentes con la Covid-19 y la tasa de mortalidad mayor.

En cualquiera de los casos, cuando una persona mayor enferma gravemente de una u otra enfermedad, debe ser tratada en un hospital. Vacunarse de estas dos patologías víricas puede ayudar a reducir sus efectos, propagación y evitar se produzcan graves problemas de salud pública.