Lavar el pelo a una persona encamadaCómo lavar el pelo a una persona encamada es una tarea que debemos conocer cuando hemos de cuidar de una persona convaleciente que ha de permanecer largos periodos en cama. Puede tratarse de personas enfermas, accidentadas, hospitalizadas o dependientes, que, al permanecer en ese estado de inmovilidad, plantean varias serias dificultades a la hora de tener que ayudarles en su higiene temporal.

Al tratarse de personas que necesitan de ayuda extensa o bien permanente (tal como se especifica en las definiciones de dependencia severa y gran dependencia de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Ayuda a las personas en situación de dependencia de 2006), precisan de asistencia personal para tareas elementales de la vida cotidiana. Y en la higiene, como en otras facetas de esta asistencia, hemos de ser pacientes y empáticos y saber respetar los deseos y la propia autonomía de la voluntad de la persona a que estamos cuidando. En este sentido, ejercer adecuadamente las tareas de cómo lavar el cabello a una persona en cama se vincula con esta relación de cuidado empático y respetuoso de la persona en situación de dependencia y con pérdida de la autonomía personal.

Las personas dependientes, al igual que el resto, necesitan un aseo diario, como una forma de evitar infecciones o picores y además, les sirve como un momento de relajación y de inyección de autoestima. Es preciso tener en cuenta que la higiene personal no sólo tiene una repercusión nada desdeñable en la salud física, sino también en la salud psíquica y la propia estimación de la persona, aspectos todos ellos que, si poseen una gran relieve a lo largo de la vida, mucho más albergan en edades provectas, en que, con los cambios físicos, neurológicos, psicológicos y fisiológicos, acechan a menudo abundantes episodios de depresión y ansiedad. Lavar el cabello a una persona encamada es, por tanto, una tarea que también posee notoria importancia.

En el caso del pelo, es recomendable que la persona encargada de la persona dependiente, le lave la cabeza mínimo una vez a la semana, siempre y cuando sea lo que requiere el cabello de cada persona. Cómo lavar el pelo a una persona encamada es algo que ha de tener presente las características del cabello de cada persona, si es más o menos graso, etc.

Si la persona esta encamada, la tarea se vuelve dificultosa. Sin embargo, con la técnica adecuada se puede llevar a cabo sin ningún tipo de problema.

A continuación, exponemos como llevarla a cabo.

Objetivos a llevar a cabo

Con las maniobras que se realizan para lavar el cabello a la persona encamada se busca conseguir, sobre todo:

– Ayudar a que el paciente tenga buen aspecto al mantener su cabello limpio y peinado.

– A la vez que se activa la circulación sanguínea mediante el masaje que se realiza en el cuero cabelludo durante su lavado.

Material necesario

– Palangana.

– Champú, suavizante, peine, secador.

– Varias toallas.

– Hule o bolsa de basura.

– Banquillo.

– Algodón.

– Empapador o cubrecamas.

– Dos jarras con agua templada

Pasos a seguir

– Colocación de la cama en posición horizontal.

– La persona deberá estar boca arriba

– Se debe retirar el cabecero de la cama, siempre que sea posible, si no se deberá situar al enfermo en diagonal sobre la cama, de forma que quede libre la cabeza.

– La almohada se retira

– En los hombros del enfermo, se debe colocar el empapador.

– Poner una toalla alrededor del cuello, torundas de algodón o tapones de cera taponando los oídos y una toalla pequeña sobre los ojos.

– Colocación de la palangana debajo de la cabeza del enfermo apoyándola en un banquillo, siempre que fuera necesario.

– Primeramente, se enjabona el pelo.

– Después, aclarar muy bien echando el agua con una jarra asegurándonos de que el agua caerá sobre la palangana.

– Masajear el cuero cabelludo realizando suaves movimientos con la yema de los dedos.

– Se peina y se seca con secador de pelo a temperatura suave. Es importante saber, que cepillar todos los días el pelo ayuda a activar y estimular el riego sanguíneo en el cuero cabelludo.

– Posteriormente, se retiran las torundas de algodón y las toallas, comprobando que la cama no esté húmeda.

– Por último, se vuelve a colocar al enfermo en posición cómoda.

Aparatos que ayudan al aseo del cabello

– El lavacabezas hinchable, que eleva la cabeza de la persona que está en la cama de forma cómoda y tiene un depósito por donde sale el agua sucia a un recipiente.

– El gorro lavacabeza lleva champú incorporado para lavado en seco. Se coloca en la cabeza y tras un masaje craneal con él puesto durante dos o tres minutos, se retira, se cepilla el cabello y se seca sin necesidad de aclarar.

– Y otra de las herramientas que se puede utilizar para lavar el cabello es el champú en seco. Es un spray que se aplica sobre el cabello, se deja actuar unos minutos y a continuación se cepilla. Dependiendo de la marca será necesario utilizar secador para quitar la humedad o no.

Cómo lavar el pelo a una persona encamada es algo que requiere de varios instrumentos y técnicas para poder realizarlo a la perfección, sin ensuciar ni mojar o humedecer el lecho donde yace esa persona tan especial a la que estamos cuidando.