¿Qué consejos seguir para prevenir caídas en personas mayores?Las caídas en personas mayores son un problema que preocupa mucho, sobre todo, a las personas de edades avanzadas y su entorno familiar. Lamentablemente las caídas son un problema frecuentemente ignorado y que no se le presta la atención necesaria.

Sin embargo, las caídas son la segunda causa mundial de muerte por lesiones y el riesgo aumenta con la edad. Es por ello que se trata de un problema al que es indispensable prestar la debida atención y desplegar la prevención que evite tanto este tipo de accidentes tan comunes en personas mayores, como sus secuelas inmediatas, que afectan tanto a la salud física como psíquica y pueden condicionar negativamente la vida cotidiana de la persona anciana.

El principal factor de riesgo de las caídas es la edad, las personas de más de 65 años son las que sufren más caídas mortales y cuya gravedad requiere casi siempre de atención médica. Las cifras a las que ascienden son de 37,3 millones de caídas al año. Una cifra más que considerable que de por sí constituye una señal de alarma más que evidente sobre este problema clínico de dimensiones sociológicas.

Por otro lado, otro factor que influye son los antecedentes en las personas mayores, los cuales son “determinantes” a la hora que tengan más probabilidad de caerse, es decir, si han sido deportistas, han hecho ejercicio toda su vida o tienen una gran movilidad el riesgo de caída será menor al igual que de tener graves consecuencias, dependerá de la masa muscular de cada persona, que favorecerá más o menos esa caída. Además de ello, ha de tenerse en cuenta que el envejecimiento activo y saludable, con una cierta actividad física practicada con regularidad, ejerce un papel importante a la hora de reducir las probabilidades de caída de la persona anciana. El envejecimiento afecta al equilibrio, localizado en el oído, y este sentido debe desarrollarse mediante una vida saludable, puesto que la rutina puramente sedentaria más bien favorece que se deteriore en lugar de

Entre las causas más frecuentes de las caídas en personas mayores, se encuentran: las alteraciones propias del envejecimiento, de la marcha, del control postural y de las enfermedades que alteran la estabilidad, como por ejemplo, enfermedad del párkinson, accidentes cerebrovasculares agudos, alteraciones visuales o alteraciones auditivas. Un aspecto importante en los factores que generan las caídas es la salud cardiovascular y cerebrovascular, a menudo determinada por su nivel de colesterol, triglicéridos y poliinsaturados, los cuales pueden ser uno de los factores determinantes de la aparición de las demencias y también de los mareos y subidas de tensión que igualmente pueden contribuir a las caídas.

Por este motivo, hay que tener en cuenta una serie de consejos para evitar estas caídas en las personas mayores:

1- Realizar un buen seguimiento del estado de salud y del control de la medicación del paciente. Además, hay que tener cuidado con la polimedicación, tan habitual en la tercera edad, pero que asimismo puede generar efectos secundarios que afecten al sentido del equilibrio del paciente. Por este motivo, cuando la persona mayor esté polimedicada, es fundamental que consulte sobre ello a su médico de cabecera, y así de este modo tome las precauciones adecuadas.

2- Primordial tener una buena iluminación, que la casa este bien iluminada, incluyendo luces nocturnas en el pasillo, hall o dormitorios. Así como que los interruptores sean accesibles, cerca de la cama o de las puertas.

3- Instalación de barras de sujeción en el baño que ayuden a incorporarse, incluyendo sillas o asientos en la ducha y que el suelo esté completamente seco.

4- Las cosas de la casa que no estén colocadas ni demasiado altas ni demasiado bajas, en una estatura media que evite el uso de escaleras.

5- Evitar zapatos de suela antideslizante y de tacón bajo, así como rechazar el uso de chanclas o sandalias que promueven los tropiezos.

6- Dotar a los pasillos de pasamanos o barandillas al menos a un lado, lo que facilitara la estabilidad.

7- Además, usar bastón o andador, si es necesario, para aumentar su base de apoyo.

8- Antes de levantarse bruscamente de la cama o el sillón, esperar unos minutos en el borde antes de ponerse en pie.

9- Evitar suelos irregulares, deslizantes o desperfectos.

10- Y por último, evaluar la utilización de dispositivos tanto visuales como auditivos (gafas o audífonos)

Como podemos comprobar, hay diferentes medidas para tratar de evitar las caídas en personas mayores o al menos para disminuirlas. Y es que es un problema en el que se suele “reincidir” debido a que la caída es un factor de riesgo para sufrir nuevas caídas. La mejor forma de evitar este círculo vicioso es prevenir a tiempo.