Inicio » Blog » Estimulación cognitiva para personas mayores

Estimulación cognitiva para personas mayores

¿Cómo poner en práctica la estimulación cognitiva en personas mayores?

La estimulación cognitiva trata de mejorar el funcionamiento cognitivo a través de determinados ejercicios. Su objetivo principal es tratar que aquellos ámbitos que estén afectados, alterados por alguna enfermedad o por la propia edad, incluso trabaja en aquella áreas que sin estar afectadas pueden mejorar sustancialmente a través de estas actividades.
De esta forma, cualquier persona que ponga en práctica la estimulación cognitiva mejorará sus habilidades cognitivas tales como: el lenguaje, la memoria o la atención.
A pesar de ser beneficiosas para todo tipo público está especialmente orientada a las personas mayores en el proceso de envejecimiento habitual sin tener ningún tipo de demencia o pérdida de memoria así como para personas con deterioro cognitivo leve y en situaciones de demencia leve.
En este sentido, hay muchas tareas que se pueden desarrollar para ponerla en práctica esta estimulación cognitiva como son: actividades que impliquen la lectura y escritura, cálculo numérico, orientación, reconocimiento de sonidos y  música, imágenes, objetos y formas a través del tacto, lenguaje, atención-concentración, copia de dibujos y realización de manualidades.
Y es que con la realización constante de los ejercicios se pretende conseguir:
Mejorar el funcionamiento cognitivo
Ralentizar el proceso de deterioro si la enfermedad avanza
Reforzar y aumentar la autoestima de la persona y su autonomía para realizar las tareas cotidianas.
Evitar la desconexión con el entorno.
Disminuir el estrés causado por el deterioro cognitivo

¿Qué ejercicios de estimulación cognitiva hay?

Ejercicios sensoriales –diseñadas para trabajar con los sentidos- son muy recomendables. Entre ellas, destacan la escucha y el reconocimiento de sonidos y la escucha de música, el trabajo con imágenes, actividades con objetos y formas, etc. También son imprescindibles los ejercicios de cálculo numérico, de orientación, de mejora de la atención y concentración, etc.
Ejercicios artísticos, las cuales favorece el desarrollo de una autoestima positiva en las personas así como la liberación del propio estrés. Para llevarlas a cabo hay diversos ejercicios como copiar dibujos e incluso crear obras con diferentes colores y texturas, con lápices de colores, pinturas de dedos, etc.
La realización de manualidades es vital, debido a que los especialistas afirman que exige, por parte de los pacientes, una concentración de los pasos que conlleva, así como el seguimiento de una secuencia necesaria para terminar el trabajo.
Ejercicios centrados en la estimulación de destrezas motoras finas, especialmente dedicados a pacientes con Alzheimer y Parkinsón. Estos ejercicios pueden retrasar la aparición de problemas motores como lo son los temblores, la rigidez o el enlentecimiento del movimiento. Las actividades como tejer o bordar son muy beneficiosas para trabajar la motricidad fina, cuando las condiciones de la persona lo permitan.
Además, para este tipo de ejercicios, existen cuadernillos enfocados al trabajo con adultos y personas con problemas neurológicos. Estos cuadernillos se basan en bloques centrados en la motricidad fina, la caligrafía y la grafomotricidad.
Ejercicios centrados en las áreas del lenguaje y la aritmética, como por ejemplo: las sopas de letras, los sudokus, relacionar conceptos de la misma familia léxica, descubrir las palabras repetidas en un listado de palabras, crucigramas, etc.
Ejercicios que implican mejorar la atención y el sentido de la orientación, como por ejemplo: las actividades que impliquen emparejar dos imágenes iguales recordando la posición de las imágenes tras haberlas visto solo una vez, unir puntos para revelar un dibujo oculto, actividades con mapas para saber llegar a un sitio utilizando planos e instrucciones sencillas, ordenar los pasos para realizar una actividad cotidiana como por ejemplo una receta de cocina a través de las imágenes, realización de puzles cuyas imágenes contengan los intereses de la persona, etc.
Como podemos comprobar, son muchos los ejercicios de estimulación cognitiva que se pueden llevar a cabo, y hay mucha variedad en diferentes plataformas, librerías y bibliotecas. Son la mejor opción para pasar un tiempo de ocio mejorando la flexibilidad y velocidad mental permitiendo que esto repercuta en un mejor manejo de las actividades que se realizan en el día a día.
2019-03-07T17:34:31+00:00