Son cada vez más las personas afectadas por algún tipo de alergia, pero en esta época del año de la que más se habla, sin lugar a dudas, es de la alergia al polen. Más de 8 millones de personas sufren esta enfermedad en nuestro país.

La contaminación agrava de forma drástica el problema, ya que el 60% de las personas que padecen alergia respiratoria sufre alteraciones en su vida cotidiana a causa de ello.

Y lo peor… es que los que más sufren los problemas causados por la alergia son niños y personas mayores. En mSoluciona Las Rozas, como expertos en el cuidado de mayores a domicilio y servicios de cuidado a niños, nos encargamos de proporcionar a los pacientes todos los medicamentos que hagan falta para evitar complicaciones y acompañarlos a sus visitas al médico siempre que haga falta.

Con la llegada de la primavera han aparecido con más fuerzas las alergias y se han incrementado un 30% las visitas al médico, siendo los síntomas más comunes la obstrucción nasal, la mucosidad y los estornudos, que en muchos casos se asocian al picor de ojos.

Pero ya no es sólo culpa d la primavera…

Muchos expertos señalan que los episodios de alergia están cada vez más repartidos a lo largo del año, debido a los diferentes periodos de polinización en las distintas comunidades. En el centro de la Península, los pólenes que causan más estragos son los de las gramíneas y el olivo.

Otro de los pólenes que más afecta en nuestro país es el de las arizónicas, que suelen darse desde noviembre hasta marzo. De hecho, este tipo de alergia ya afecta al 40% de los alérgicos a pólenes en grandes poblaciones como Madrid o Barcelona.

No obstante, como pacientes, podemos poner de nuestra parte para la prevención de episodios serios de alergia. Si se observan síntomas alérgicos, es importante visitar al alergólogo en los meses de otoño para obtener un diagnóstico correcto, mantener una vida sana, realizar ejercicio de forma moderada, mantener una alimentación equilibrada (nada de tabaco), evitar las salidas al campo en primavera, viajar con las ventanillas del coche cerradas o usar gafas de sol, entre muchas otras prevenciones.